The Handmaid´s Tale: terror a golpe de distopía

Nos da miedo lo que creemos que puede ser real, lo que creemos que puede pasar. Por ello The Handmaid´s Tale (El cuento de la criada) quizás sea la mejor serie de terror, aunque no lo pretenda.

Basada en la novela de Margaret Atwood escrita en 1984 (buen año para escribir una distopía) y producida para Hulu por esta serie nos presenta un futuro ambientado en el pasado dónde vemos aterradoras similitudes con el presente. Una teocracia se instaura en Estados Unidos, convertidos en la República de Gilead y gobernada por los Hijos de Jacob y su dogma fundamentalista. Debido a una epidemia de infertilidad las pocas mujeres que aún pueden concebir hijos ocupan, en la inamovible estratificación social, el puesto de “criadas”. Deshumanizadas completamente su deber divino es engendrar los hijos de sus señores. 

The Handmaid´s Tale juega con lucidez en varias líneas temporales. Por una parte vemos el presente de la protagonista, June, interpretada por Elisabeth Moss (Mad Men), una mujer que tras perder a su marido y a su hija intentando escapar, sirve como criada en casa de uno de los comandantes del régimen. Conocemos también cómo intentó escapar de ello, su iniciación como criada en el centro de reclutamiento y su vida pasada. Tres líneas que nos sirven tanto para conocer al personaje como para entender cómo llegaron a esta distopía tan real. 

Resultado de imagen de la criada hbo

Moss hace de su personaje el retrato perfecto de la represión. Con la cabeza baja es obligada a tratar con amabilidad a su señor, a saludar con religiosidad, a no desobedecer. Conocemos así a Offred, su nuevo nombre. Pero también escuchamos a June, a lo que queda de aquella mujer que se obliga a sobrevivir con la única esperanza de volver a ver a su hija. Una voz en off perfectamente modulada que nos cuenta lo que no puede decir en voz alta, su rabia, sus recuerdos, su ánimo. June evoluciona, se adapta a las circunstancias que tiene que vivir a la vez que aflora en ella un espíritu de rebeldía, de lucha. En un ambiente de desconfianza en el que cualquier persona te puede delatar como traidora June encuentra apoyos, personas que, como ella, tienen poco que perder y razones por las que luchar.

June es la indudable protagonista pero los personajes que la rodean son extraordinariamente complejos y llenos de matices. Rostros que ya estamos acostumbrados a ver en la “pequeña pantalla”, Ann Down (The Leftovers), Samira Wiley (Orange is the new black), Alexis Bledel (Gilmore Gils) o Yvonne Strahovski (Dexter), muestran su versión de la historia así como sus miedos o la hipocresía en la que viven las clases más altas de la teocracia. 

Resultado de imagen de la criada hbo

En la serie reina una atmósfera luminosa que contrasta con una narración oscura que toma el pulso a la historia. Escenas como las violaciones a las que son sometidas las criadas, lejos de ser escabrosas, aparecen como rituales limpios y pulcros, siendo así aterradoras. La frialdad de los protagonistas, la limpieza de las calles contrasta con las lágrimas solitarias de June o con filas de cadáveres ahorcados por el único delito de ser homosexual, algo considerado como traición a los valores de esta sociedad.

Disponible en HBO España, esta historia hace reflexionar sobre muchos temas pero, sobretodo, plantea una pregunta: ¿podría llegar a ocurrir esto? 

En este punto es cuando una serie distópica comienza mudar al género del terror.

 

1479573050403 (1)

@carme_dom

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s