Medianoche en la nostalgia

En la película de Woody Allen, Midnight in Paris, un escritor americano viaja a París con su prometida. Mientras vaga por las calles, un carruaje lo recoge y lo teletransporta a los años 20, el lugar en el que siempre anheló vivir. Allí se da cuenta que la gente de esa época deseaba vivir en una época anterior, y nos presentaba una interesantísima reflexión sobre ese amor que siempre siente el ser humano hacia épocas pasadas. La nostalgia siempre ha estado presente, pero nunca ha estado tan en auge como ahora. Los 80 y los 90 son parte fundamental de nuestra sociedad, y están más vivos que nunca.

Será como aquella canción de los años 80

radonica.rocks_.jpeg

Una de las series que más ha triunfado la pasada temporada ha sido Stranger Things. La serie dirigida por los hermanos Duffer es un grandioso homenaje a esas películas ochenteras con las que crecimos, tales como Los Goonies o E.T, y que realiza un batido perfecto de estas, para dar lugar a una serie que te engancha de principio a fin y tiene grandes dosis de encanto. Se espera con ganas la segunda temporada, que saldrá este año, pero personajes como Eleven ya son parte de la cultura seriéfila eternamente. Por otro lado tenemos la serie Halt and Catch Fire, una serie que nos habla sobre los inicios de la informática (de forma ficticia), pero que resulta muchísimo más interesante de lo que pueda parecer en un primer momento. La serie tiene unos grandes personajes, destacando principalmente Mackenzie Davis, pero uno de sus grandes encantos en la época en la que se ambiente, siendo especialmente interesante la segunda temporada donde empiezan a sacarle partido a internet, de una forma no muy lejana a la que utilizamos hoy en día. Por otro lado, una de mis series favoritas, Bojack Horseman, también utiliza el recurso de la nostalgia como parte de su trama principal. Bojack era el protagonista de una sitcom de los 90, que muchos podemos identificar con Cosas de Casa o Padres Forzosos. De hecho de esta última ha salido una secuela llamada Madres Forzosas, que sigue los mismos clichés de la serie predecesora y es uno de los grandes éxitos de Netflix. Por último cabe destacar el elemento clave de la gran serie del momento. En mi opinión lo que da un toque de gran originalidad a Por trece razones es la forma en la que se narran los capítulos, y eso es posible gracias a esas míticas cintas de cassette que utiliza Hannah para dejar su legado.

El programa del abuelo y del niño

1_8097ef297a.jpg

Hace un par de días saltaba la noticia de que televisión española se planteaba recuperar el Grand Prix y ¿Que aspostamos? Mientras, en su casa, Ramón García se frotaba las manos. Muchos son los que añoran el mítico programa veraniego donde pueblos de nombres impronunciables se enfrentaban en numerosas pruebas con cierta aire a Humor Amarillo. Parece que la audiencia podría responder bien, sólo hay que ver lo bien que ha funcionado el reencuentro de Operación Triunfo, en el que solo faltó un beso entre Bisbal y Chenoa para que se declarará festivo nacional. Tal fue el éxito que hace unas horas se ha confirmado el regreso del programa a TVE, 16 años después. Ahora bien, no todo en La 1 han sido éxitos, ya que intentaron hacer una especie de Furor que rozó la verguenza ajena. Quizás Furor también la daba, pero en los 90 no éramos tan exigentes. Lo que sí sería interesante es ver alguna reunión de una de las series que marcaron nuestra infancia, siempre y cuando no hagan lo mismo que con Farmacia de Guardia.

Todo el día con la Nintendo

screenshot.png

Como todos sabemos para las madres todo es una Nintendo. Da igual que estés jugando con la última consola que Sony haya sacado al mercado, ese es una Nintendo y punto. Y es que Nintendo es la auténtica reina de los videojuegos, y ni siquiera hace faltar ser un gamer para adorar a esta compañía. Todos hemos jugado en algún momento de nuestra vida a alguno de sus juegos, sea Mario y sus múltiples variantes, Zelda o Pokemon. Este último vivió su segunda juventud el pasado verano de 2016, donde millones de personas se lanzaron a la calle para capturar Pokemons. Miles de padres dieron las gracias a Nintendo porque su hijo rata vio por fin la luz solar tras meses de pornografía, Call of Duty y oscuridad. Otro de los hits que ha vivido Nintendo últimamente también se debe a la nostalgia, y es que la salida al mercado de la mini Nes ha supuesto un auténtico bombazo y es casi imposible hacerse con esta recreación de la consola que maravilló a una generación hace más de 30 años.

Vamos a llevarnos bien que aquí va a haber hondonadas de hostias

chuck-norris-american-flag-haters-prove-the-u-s-has-gone-awry-665x385

Una de las claves del cine de los 80 eran los héroes de acción más machos que Bertín Osborne. Hace unos días, uno de ellos, el emblemático Kurt Russel dijo que había tenido la idea de reunirlos a todos en una película, la cual hoy habría sido un objeto de culto, aunque todavía están a tiempo los estudios de hacerlo. Ya se hizo algo parecido, con la saga de Los Mercenarios, llegando a su mejor nivel en la 2, donde jugaban bastante bien con los clichés y las bromas que el público esperaba. Otra moda de Hollywood son los múltiples remakes, tocando ahora series y películas de los 80 y 90, como Los Cazafantasmas o Los vigilantes de la playa, pero que en este caso no están funcionado excesivamente bien, ya que la gente quiere cosas que se ciñan a la época y no versiones actualizadas. Un ejemplo de producción cinematográfica que sí ha arrasado es un cortometraje llamado Kung Fury. Si os gusta el cine de los 80 y esa época no os perdáis esta aunténtica joya llena de excesos que tendrá su versión en largometraje en 2018. Aparte también me gustaría recomendar el documental Electric Boogalo,  que nos habla de la compañía cinematográfica Cannon Films, que vivió su mejor época en los 80 con películas de Chuck Norris, con eso os lo digo todo.

Mucho nos daría para reflexionar sobre por qué gusta tanto a la gente recuperar cosas de otra época. Quizás sea porque la época en la que vivimos no sea buena, pero yo creo que se debe a los buenos recuerdos, de momentos donde vivíamos sin preocupaciones. Así que a medianoche, nos subiremos a nuestro propio carruaje en forma de Delorean, para evadirnos del mundo real, y volver a ser niños otra vez.

 

1479572627005
Adrián Lede (@Thefisionboy)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s