La revolución de las princesas Disney

Crecimos con Disney y sus películas de princesas y príncipes, hadas, animales que hablan, castillos, amor y felicidad. Pero nunca nos paramos a analizar la actitud y personalidad de las princesas Disney. ¿Todas se comportan igual? ¿Han avanzado o siguen ancladas en el pasado?

Disney, como casi todo, evoluciona con el tiempo y se adapta a las nuevas sociedades. Esto significa que Disney es un reflejo de las sociedades del momento. En Blancanieves, película del año 1937, la joven representa el ideal femenino en un contexto en el que las mujeres debían dedicarse a la familia y a las tareas del hogar. Blancanieves, tras perder la protección de su padre, llega a casa de los 7 enanitos, que la dejan hospedarse allí porque les promete cocinar y limpiar. Además, uno de los enanitos exalta su opinión hacia las mujeres diciendo: “Las mujeres son peores que un dolor de muelas”. Blancanieves es la pura imagen de la inutilidad y sumisión. En esta película veremos también algo que aparecerá en todas las demás: la afinidad de las princesas para comunicarse con los animales. En casi todas las películas las princesas pueden hablar con ellos y son sus únicos amigos, no nos olvidemos de que les ayudan a limpiar y a hacerse vestidos.

tumblr_n5jq9hjwZt1t5c6u6o1_400.gif

Por si fuera poco, en esta película aparece otro de los tópicos: el amor eterno y pasional. Como ya sabréis, Blancanieves es envenenada por su madrastra, la cual la envidia, y revive gracias al beso de amor del príncipe que la protegerá de la malvada bruja. En conclusión, Blancanieves no puede cuidarse sola y necesita un hombre que la proteja de todo mal.

La Cenicienta (1950) es otra de las princesas que siguen el mismo camino que Blancanieves: una joven con una madrastra muy mala que la obliga a limpiar y a hacer las tareas de las que sus hermanastras se escaquean. Pero para su sorpresa, se enamora de un apuesto príncipe al que le buscan una esposa que la salvará de esa mísera vida porque ella no puede enfrentarse a sus opresoras.

pdvd015.png

Aparece también el papel de los animales, esta vez unas ratoncillas, que le van a hacer el vestido para el baile. Pero cuando un ratón quiere ayudar a coser, le dicen que es cosa de mujeres. Y hablando de coser, en Peter Pan, la pobre Wendy es la que le tiene que coser la sombra a Peter. Se ve que Campanilla tampoco sabía y tuvo que acudir a alguien que sí supiera de esos menesteres.

En estas películas (por si fuera poco), aparecen personajes secundarios, también protagonizados por mujeres, que se dedican a hacer la vida imposible a la protagonista debido a los celos por no ser tan guapas como ellas. En el caso de Blancanieves sería su madrastra, en Cenicienta sus hermanastras y en Peter Pan, sería Campanilla que se ve eclipsada por Wendy.

vlcsnap2013020221h57m40.png

En La Sirenita (1989) se menosprecia la opinión femenina. Úrsula le roba la voz a Ariel alegando que le basta con su belleza, y se ve que le llega, porque el príncipe se enamora de ella a pesar de no tener voz.

“Hablando mucho enfadas a los hombres, se aburren y no dejas buen sabor, pues les causan más placer las chicas que tienen pudor, ¿No crees que estar callada es lo mejor? (…) sujeta bien la lengua y triunfarás.”

tumblr_myv6zvZyi41t4reyfo1_500.gif

Para colmo, los mejores amigos de la Sirenita son un cangrejo, un pez y una gaviota. No hay amigas, porque podrían ser rivales que le robaran a su príncipe; ni tampoco amigos, porque se enamorarían de ella al instante. Esto es lo que nos inculca Disney, que sigue el mismo patrón y tratamiento hacia la figura de la mujer. A pesar de todo esto, parece que en el interior de la Sirenita florece la curiosidad de saber qué pasa más allá de donde vive, quiere descubrir qué hay arriba y para ello va a desobedecer a su padre.

A partir de la década de los noventa se empieza a notar un ligero cambio en los personajes, empezando por La Bella y la Bestia (1991). Bella no es una mujer como las demás: es independiente, le gusta leer y no gasta su tiempo buscando a un príncipe azul y por pretendientes no que no sea. Sufre una especie de acoso sexual por parte de macho alfa del pueblo, Gastón.

tumblr_nx3a6gBWB91svj22bo1_500.gif

Como en casi todas las películas, hay una bruja malvada que se dedica a hechizar a la gente. Estos hechizos solo se rompen con un beso de amor eterno que todo lo soluciona y permite vivir feliz a la pareja. Un dato destacable de esta película es que entre los escritores del guión se encontraba por primera vez una mujer. Además, en unos días se estrenará la nueva película de La Bella y la Bestia protagonizada por Emma Watson, donde aparecerá el primer personaje homosexual de Disney.

Nuestra querida Pocahontas (1995) será la primera princesa Disney que tenga una amiga de carne y hueso, sin olvidarnos del mapache y del colibrí, por supuesto. Mujer espabilada y curiosa, quiere elegir a su esposo y casarse por amor, no por obligación, al igual que Jasmine en Aladdín (1992). Pocahontas es capaz de evitar una guerra entre su tribu y las tropas inglesas del que será su amado, John Smith. Finalmente, toma la decisión de no acompañar a John a Londres y quedarse con su tribu. Esto en las demás películas no habría pasado, la mujer solo vive para su amado y lo seguiría a cualquier otra parte.

giphy (2).gif

El culmen del feminismo llega en 1998 con Mulán. La dotan de valentía para hacerse pasar por un hombre y alistarse al ejército con el objetivo de evitar que su anciano padre sea llamado a filas. Pero esta es la trama principal de la película. Al principio la joven se dirige a la casamentera para encontrar un buen señor que la mantenga. Para ello, la ponen guapa. Atención a la letra:

“Mi pequeñina va a destrozar hombres…” decía Mushu (vaya, su único amigo que es un dragón) cuando ésta está apunto de enfrentarse a los Hunos. Cuando es descubierta por los demás soldados del ejército la rechazan y se ríen de ella por ser mujer, pero cuando los Hunos atacan en el palacio del Emperador, es la única inteligente que sabe cómo salvar el Imperio. Después de eso, no tienen más remedio que agradecérselo, por lo menos ha triunfado. Pero ella no es feliz hasta que el capitán le hace una visita en su casa y damos por hecho que acaban juntos. El mensaje nos queda bien claro: la mujer puede hacer lo mismo que un hombre.

En los últimos años estas princesas han ido evolucionando y adoptando un carácter más reivindicador que sus antepasadas. Como claro ejemplo tendríamos a Mérida, de la película Brave (2012), la cual rechaza todo lo que tiene que ver con los modales y educación de una princesa. También podemos destacar Frozen (2013), donde dos hermanas princesas se plantean la existencia del amor a primera vista y se le da más importancia al amor fraternal que al amor verdadero y pasteloso que aparece en filmes anteriores. Pero quien más repercusión tiene actualmente es Vaiana (2016),”la heroína más feminista de Disney”. Se desmarca de roles, de amor, de príncipes y llena de valentía se enfrenta a un semidiós causante de desgracia en su pueblo.

1480444350_792753_1480444596_noticia_normal.jpg

El derribo de estereotipos de género es algo crucial en la industria del cine y parece que está evolucionando en la dirección correcta en los últimos años. Un pequeño paso en el que Disney contribuye a normalizar la figura femenina en sus películas. 

 

1479572710948

Laura Ledo

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s