Mujeres que nacen, se hacen y se rehacen

No hace falta nacer con una vagina entre los muslos para poder ser una mujer. O eso es lo que Judith Butler nos dice. Muchas veces son las propias mujeres las que discriminan a sus compañeras transexuales, por falta de información y empatía. Sin embargo, estas personas se enfrentan a la doble dificultad del machismo y la transfobia, no sin mérito, poco a poco se han ido colando como personajes en series y películas que dan voz a este colectivo. Hoy quiero honrar a todas las mujeres transgénero que, por mucho que algunos sectores se opongan, son tan mujeres como las demás.

giphy1

En el cine, la introducción de la figura de mujer transexual es previa a la de drag queen o travesti aunque posteriormente la segunda ganase terreno a la primera. Fue en 1953 con el film Glen or Glenda de Ed Wood cuando se comienza a tratar este tipo de personajes, sin embargo, el resultado es una de las peores películas de la historia. Años después y dejando de lado el final de Con faldas y a loco, Julie Andrews interpretaba a “una mujer que se vestía de hombre que, a su vez, se travestía de mujer” en Víctor o Victoria, tocando techo sobre la cuestión de identidad y género.

Tras los disturbios de Stonewall y la revolución para los derechos LGTBI+, la sociedad poco a poco fue tomando conciencia de la existencia de otros tipos de vida, vidas generalmente mucho más duras. Teniendo en cuenta que las principales activistas de estos movimientos fueron mujeres transexuales afroamericanas y latinas, su representación en la cultura actual es minoritaria dentro de una propia minoría. La evolución de estos personajes, muy poco a poco y con cuentagotas, va llegando y puede alcanzar puntos de extrema calidad. Es el caso de Felicity Huffman en la película Transamerica o, más recientemente, Eddie Redmayne en The Danish Girl interpretando a la primera mujer trangénero en someterse a una operación de reasignación de sexo, Lili Elbe.

giphy2

La presencia de personas transexuales se alzó en los 70 y 80, época en la cual la androginia y otros tipos de atribución de género eran tendencia, y de ahí se inspiran películas y musicales como Las aventuras de Priscilla, reina del desierto, que utilizan la música y la cultura disco como hilo argumental y presentan tanto a drag queens como a personas trans. Otra conocida obra es Hedwig and the Angry Inch, que cuenta la historia de Hedwig, una cantante transgénero de un grupo rock que, por problema quirúrgicos, todavía posee un atributo similar a un pene tras una vaginoplastia fallida. Destacar la presencia en el film El silencio de los corderos del terrorífico personaje Buffalo Bill, un asesino en serie que sufría trastornos de personalidad porque se sentía como una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre. Este personaje desató cierta polémica debido al carácter de locura que parecía atribuirse a su desorden de identidad sexual. El director, para enmendar la situación, estrenó al año siguiente Philadelphia.

La última película que recibió grandes alabanzas por parte de la crítica y en la cual el reparto transexual tenía presencia protagónica es Tangerine, que relata la salida de la cárcel de una prostituta transgénero que, en víspera de Navidad, se encuentra con una amiga que le cuenta cómo su novio ha estado engañándola y decide emprender una búsqueda por toda la ciudad para saber la verdad.

giphy6

 

En televisión las cosas funcionan distintas. Existe un estilo conservador y rompedor al mismo tiempo, al igual que en la ciencia se atraviesan tiempos de evolución constante e imberbe creatividad, lo mismo en la ficción de la pequeña pantalla. La aceptación y presencia de personajes gays y lesbianas comenzaba a ser ya habitual en los 90 y 2000, pero no lo mismo con la transexualidad. Puede que en Friends el padre de Chandler se realizase una operación de reasignación, pero considero que hasta la aparición de Transparent  y Maura Pfefferman no ha habido una representación real de una vida como persona transexual y una figura madura de ello.

Ocurría lo mismo en un caso de How to get away with murder, en el cual Annalise Keating debía proteger a una amiga transgénero para que su identidad no jugase en contra en el juicio. Otro personaje que destacaría por su inesperada introducción en la trama de una serie es Alexis Meade en Ugly Betty, que reaparece, tras fingir su muerte, con una reasignación de sexo y con intención de recuperar lo que le pertenece.

giphy

En muchas otras ocasiones, las propias actrices son transexuales y son capaces de dotar a los personajes de matices mucho más emotivos. Este es el caso de Laverne Cox que interpreta a la mujer transgénero más famosa de la ficción actual, Sophia Burset de Orange is the New Black. El activismo que esta serie lleva a cabo con el colectivo no termina solo ahí, sino que recupera la imagen de las mujeres afroamericanas que lucharon por la liberación y derechos queer. No es el único caso sonado de este tipo, el personaje de Sense8, Nomi Marks, es también interpretado por la actriz trans Jamie Clayton.

Similar podría ser la aparición en la serie adolescente musical Glee que, entre todos los personajes más extravagantes, presentó a Unique, un joven afroamericano travesti, en un principio, pero que termina realizándose un cambio de sexo y lleva a cabo una lucha contra la problemática del uso de los baños públicos por parte del colectivo.

giphy4

En España, la temática no está del todo aislada. En series como El síndrome de Ulises ya se incluía a una mujer transgénero, en Aquí no hay quien vida estaba el personaje de Raquel  y, actualmente, el caso más sonado es el de Alba Recio en La que se avecina, que tiene como objetivo concienciar y educar sobre el colectivo a los espectadores. En la serie catalana Merlí, en concreto en el capítulo dedicado a la filósofa feminista Judith Butlertambién tiene lugar la aparición de un personaje trans, Quima, una profesora de inglés que viene dispuesta a revolucionar al alumnado e impartir lecciones de vida entre el profesorado más rancio.

Es innegable que, con diferencia, el mayor número de personajes transgénero en la península ibérica lo tiene Pedro Almodóvar en su filmografía. Es un tema recurrente, junto al transformismo, en gran cantidad de sus obras y es el argumento de films como La piel que habito Todo sobre mi madre.

giphy7

1479572586849

—Nico Carreira

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s