Bisbal tampoco ganó Operación Triunfo

El 11 de febrero de 2001, más de 12 millones de españoles sintonizaron sus televisores para ver la final del programa que había revolucionado la televisión. Ese día se decidiría quién sería el ganador o la ganadora de la primera edición de Operación Triunfo. Cuando Rosana pronunció el nombre de Rosa, todos los españoles estallaron en júbilo, con una sensación que no se volvería a repetir hasta 9 años después con el gol de Iniesta. Parecía que aquella tímida chica andaluza se iba a comer el mundo con su espectacular voz, pero su carrera en solitario fue un auténtico fracaso. La gente quería mucho a Rosa, pero nadie compraba sus discos. Mientras tanto, el subcampeón de aquella edición, el hombre que le rompió el corazón a España y a Chenoa dos veces, no dejaba de sacar un hit tras otro, triunfando por todo el mundo y convirtiéndose en uno de los cantantes españoles más famosos. Y es que a veces ganar no sirve para nada.

No tengo un Oscar, pero tengo talento

kubrick_orig.jpg

Si salimos a la calle a hacer una encuesta y preguntamos el nombre de algún director, el nombre de Kubric, Orson Wells o Hitchcock será pronunciado en varias ocasiones. Lo que pocos podrían esperar es que ninguno de ellos ha ganado nunca un Oscar. Esto también sucede con algunos actores, Harrison Ford  es Indiana Jones, Han Solo y Rick Deckard, personajes fundamentales del cine, pero en su casa no hay ninguna estatuilla. Creo que ganar un Oscar es muy bonito, pero, ¿no es mejor ser un icono cultural? Pongamos otro ejemplo, Hillary Swank, es una actriz que no se os vendría a la cabeza en ningún momento, pero tiene 2 Oscars a pesar de tener una de las carreras más mediocres del cine. ¿De qué sirve tener dos Oscars encima de la chimenea si nadie te recuerda? El caso más sangrante es el de Crash. En 2005 la película de Paul Haggis se hacía con el Oscar por sorpresa frente a Brokeback Moutain. El propio Haggis ha reconocido años después que su película no merecía el Oscar. ¿Qué prestigio le podemos dar a estos premios cuando un premiado dice esto?

El cine no es fútbol

1488176533181.jpg

Vivimos en unos tiempos donde, a través de las redes sociales, todo el mundo tiene voz para dar su opinión. Esto está muy bien, el problema viene cuando todo el mundo quiere opinar sin tener ni idea de lo que habla. Poca gente ha visto las películas nominadas y la gala, pero de repente salen entendidos de debajo de las piedras. Lo más sangrante de esta gente es que se cree que el cine es un partido de fútbol y lo que es peor, lo convierte en un Madrid-Barça. Para amar La La Land no hace falta odiar Moonlight y viceversa. El cine es un arte y se puede apreciar de muchas maneras. Son dos películas esenciales en la historia de cine, que conectarán más o menos contigo, dependiendo de cómo seas y de tu forma de apreciar las cosas, pero su visionado es imprescindible. Deberíamos aprender un poco de la magnifica reacción de los equipos de ambas películas, que a través de la reacción del productor Jordan Horowitz o las palabras del director Barry Jenkins, nos demostraron la grandeza que tiene el cine. Nadie tiene la fórmula mágica que hace que una película o una persona se convierta en un icono, y los premios está claro que no son uno de los ingrendientes. Así que disfrutemos del cine, porque solo hay una cosa de la que podemos estar seguros, que con Corazón Latino habríamos ganado Eurovisión.

 

1479572627005
Adrián Lede @Thefisionboy
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s