La nueva joya de la monarquía británica

Tiene lo necesario para ser un gran telefilm, aires de telenovela clásica y de biopic histórico. Lo mejor que puede tener una serie, una historia buena y verdadera, personajes que intrigan y la maravillosa frase “basada en hechos reales”. Junto con eso, tiene lo mejor del cine, un nivel técnico y artístico digno de películas como El discurso del Rey o The Queen, porque también habla de realeza. The Crown es una joya, metafórica y literalmente.

Resultado de imagen de the crown

Esta serie repasará la vida de Isabel II desde su coronamiento a la actualidad. En la primera temporada, la historia se centra en su coronación y en la primera etapa de su reinado. Mezcla con sutileza los dramas palaciegos con los asuntos de estado, la historias personales de los protagonistas con la función de las instituciones a las que representan. De esta forma presenta un retrato de los personajes más importantes e influyentes de la época a la vez que retrata a la propia sociedad británica y el papel de la corona en un entorno en constante cambio.

Claire Floy interpreta a Isabel II de forma magnífica, fría en muchos momentos y quizás no tan carismática como cabría esperar pero su Globo de Oro a mejor actriz fue merecido. No hay duda que esta serie es todo un regalo para la monarquía británica, no la glorifica, pero insiste en los sacrificios personales de todos sus miembros y en el peso que supone pertenecer a esa familia. Sin embargo, por los propios acontecimientos que muestra, podemos ver como el papel de la monarquía tiene que cambiar y adaptarse a su época. Por ello no es una serie para hacer juicios de valor, sino para repasar la historia en una película hecha en 10 capítulos.

El vestuario, las localizaciones, fotografía…son dignos de grandes producciones. Cada escena esta cuidada hasta el último detalle, ya sea una habitación en Buckingham, un safari en África o un castillo del norte de Escocia. El propio tráiler de la serie ya es una prueba de ello. Pero de nada vale un buen escenario sin unos buenos actores. Aunque, personalmente, se eche en falta mayor personalidad o profundidad en el personaje de Isabel II, queda compensado con los demás. Su marido, el duque de Edimburgo interpretado por Matt Smith, o la princesa Margarita interpretada por Vanessa Kirby dan mucha más fuerza a la serie que la protagonista. Quizás debido a que, y la serie insiste en esto, la Reina Isabel II no es una mujer, es la representación de una institución, la cabeza de un país, de su política y religión. Contenida en todo lo demás.

En esta temporada tiene gran importancia la relación de la Reina con el Primer Ministro Churchill. Las escenas de dos de las personas más importantes del s.XX juntos son momentos en los que brilla el guion. John Lithgow (Winston Churchill) da vida a su personaje con cada gesto, palabra, o calada a su inseparable puro, la mejor interpretación de la serie sin duda, inolvidable y fascinante.

No es una serie que busca la intriga o grandes emociones. Realmente pasan pocas cosas pero cada detalle que cuenta tiene una gran trascendencia histórica, desde unos días de niebla a los amores de la hermana de la Reina. Políticamente correcta y perfecta en ejecución. Ideal para ver con la abuela. Disfrútenla.

Resultado de imagen de the crown netflix churchill

PD: el tema de la intro es de Hans Zimmer, razón de peso para verla. Oda a Hans Zimmer

1479573050403

Carme Domínguez

(@carme_dom)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s