The Young Pope: la bellezza hecha serie

Contradicción. Así se define Pío XIII, un papa joven, norteamericano, que duda de la existencia de Dios a la vez que es considerado santo. Desayuna una Cherry Coke y es adicto al tabaco. Un halo de misterio en muchas ocasiones, un halo milagroso en otras. Así es, en términos básicos e insuficientes para hacernos una idea cercana, el protagonista de The Young Pope, la serie del director italiano Paolo Sorrentino.

Nuestro protagonista, también llamado Lenny Belardo es el punto fuerte de esta nueva belleza de Sorrentino. Jude Law encarna a este personaje con una interpretación magnífica, llena de detalles, guiños y sonrisas que muestran la complejidad de su personaje, como ya decíamos, lleno de contradicciones. Desde su primer día de papado hará temblar los cimientos de la Iglesia ya que, a pesar de su juventud, sus ideas son ancianas hasta para los arrugados y moribundos cardenales que deambulan por el Vaticano.

2

The Young Pope no se basa únicamente en el nuevo papa y la polémica que genera. Nos abre la puerta de la Ciudad del Vaticano e invita a conocer a los que en ella viven. Un desfile de cardenales, monjas y curas. Todos con motivos para creer en Dios pero también, como el propio Papa, para dudar de su existencia. Con un reparto de lo más variopinto e internacional: Diane Keaton, Javier Cámara, Silvio Ornaldo…Personajes muy diferentes entre ellos pero con la fe como denominador común, ya sea en Dios o en el Nápoles, como en el caso del cardenal Voiello (Silvio Ornaldo). De esta forma presenciamos conversaciones en inglés e italiano enriqueciendo un guión escrito con gran sarcasmo e ironía. Religioso y políticamente incorrecto a la vez.

Si en La grande bellezza nos adentramos en la excentricidad de Roma lo mismo pasa en esta serie con el Vaticano. Con planos ostentosos e impactantes pero sin caer en el exceso descarado. Sorrentino jugaba con ventaja, cada metro del Vaticano es arte pero su recreación del mismo brilla con luz propia. Escenas renacentistas y modernas a la vez, mezclando tradición y modernidad tal y como la Iglesia intenta hacer. Momentos casi místicos, milagrosos, a caballo entre el cielo y la tierra que se mezclan con la más absoluta mundanidad.

1479573050403

Carme Domínguez

    (@carme_dom)

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s