Me gusta la vida, me gusta Leonard Cohen

El reciente fallecimiento del cantautor ha conmocionado al mundo. Decenas de artistas han lamentado su muerte y la gran pérdida que supone para la cultura y la humanidad. Aunque su carrera podría dar para escribir libros, que ya los hay, prefiero centrarme en reconstruir los años finales a través de sus 3 últimos discos ya que, según él, en esta etapa ya se encontraba “listo para morir”. Aunque nosotros no lo quisiéramos así.

La voz del canadiense se apagaba de manera inesperada el pasado 7 de noviembre a los 82 años. La noticia me pillaba de resaca, la mañana siguiente a una buena noche. Estaba sentado en la cama y no supe cómo sentirme. La muerte de Prince no me había afectado y lamenté la de Bowie. A mí quién realmente me dolía era Cohen. Me sumergí en las redes sociales y allí ya encontré más lamentos de gente anónima y personalidades de todos los ámbitos. “Si ha sacado disco hace nada”, pensé. Quizás la vida le hacía caso, por una vez, y le había concedido el placer de dejarlo marchar.

Supuse que “Hallelujah” volvería a los números 1 de todo el mundo, que la noticia saldría en todas partes. Al fin y al cabo, es uno de los mejores de todos los tiempos, nadie le ha cantado al amor de un modo tan existencial ni se ha entregado a un amante de manera tan frágil. Sin embargo, su voz susurrada no abandonaba mi cabeza. Hay pérdidas irremplazables. Es por esto que no quiero repasar sus éxitos o sus declaraciones devotas como “So Long, Marianne”. Me entrego a sus 3 últimos discos, el Leonard Cohen sumiso a la muerte y que ha aceptado su paso por la vida.

Old Ideas (2012)

Old Ideas es su decimosegundo álbum de estudio y supone el mayor éxito de Cohen a nivel comercial tras alcanzar el puesto tres en la lista estadounidense Billboard 200, 44 años después de la publicación de su primer trabajo, Songs of Leonard Cohen. Alcanzó la primera posición en las listas de discos más vendidos de once países. Pero más allá de esto, supuso el asentamiento del cantautor como una institución que volvía, si es que se había ido, pisando fuerte y con bastón.

Para resumir el contenido del disco recurro a las palabras del propio Cohen: “la mortalidad estaba mucho en mi mente y en las canciones de este disco”, esto se le escuchó decir en una fiesta para celebrar la publicación de Old Ideas. Personalmente opino que aquí el canadiense volvía a hablar de muerte, amor y fe pero con una perspectiva de quién no tiene nada tras haberlo tenido todo. La dejadez del alma cuando canta, las palabras que arrastra… Una melancolía vital como estado de ánimo, es la caída de la esperanza y la aceptación del invierno.

No nos cuenta nada nuevo pero hace gala de su edad, de lo que es la vida. La sabiduría de unos ojos cansados y un alma viva que, sin quererlo, ve el final. Todo ello enterrado en unas melodías que, sin separarse de su querido rock’n’roll, recurren a violines, coros femeninos y órganos que marcan la mayoría del disco. Su mente puede descansar tranquila porque aquí encontramos la primera de sus últimas joyas.

Popular Problems (2014)

Popular Problems es el decimotercer álbum de estudio de Leonard Cohen  y conmemora el ochenta cumpleaños del músico. Tras su lanzamiento, obtuvo un éxito similar al conseguido por Old Ideas dos años antes. Obtuvo en general buenas reseñas de la prensa musical, y a nivel comercial, alcanzó el primer puesto en las listas de discos más vendidos de países como Austria, Canadá o Suiza. 

Aunque continuaba la línea de calidad de su anterior disco, no era una segunda parte. En este caso el canadiense se volvía irónico y receloso, el sexo inundaba de nuevo las palabras y la sensualidad de su voz relucía. La presión de la muerte se volvía catastrófica pero sus ganas de vivir no mermaban, rechazaba irse en estos instantes. El invierno que predecía debía esperar algo más, aquí encuentra tiempo a hablar de infancia y de su madre. También se deja a manos de la indiferencia, el nevermind, y un falso minimalismo.

Sus reflexiones vitales e íntimas se rasgan en un álbum cargado de blues y jazz con coros femeninos y, poco a poco, se tambalea entre el country e instrumentos de viento. Una colección de 9 piezas sin un hueco de debilidad que, incluso en su peor corte, supera con creces la producción media de cualquier otro artista. Su legado encuentra aquí una prueba de peso y calidad, la mente de un poeta que no se rinde en pleno siglo XXI.

You Want It Darker (2016)

You Want It Darker es su último álbum de estudio y ha sido producido por su hijo, Adam Cohen. La critica lo recibe de manera excelente y otorga un aprobado unánime de sobresaliente. Vuelve a coronar en decenas de países las listas de ventas y los números 1 no dejan de llegar. Pero ya nada importa. Leonard Cohen ya lo decía en el tema que da nombre al álbum: “I’m ready, My Lord“. Además de decirle “Pronto te seguiré” en un escrito a su querida Marianne Ihlan. Ya no quedaba nada.

Aunque recientemente desmentía tener prisa para pasar a mejor vida, este disco es una piedra, en concreto, la losa de su lápida. Incluso antes de saber que el canadiense iba a morir, en sus versos y melodías ya percibíamos un ánimo solemne de despedida, era un adiós premortuorio. Sus palabras, por primera vez, se dirigen a nosotros y nos tranquiliza por la marcha, aclara que él ya no necesita nada y ya no había ni amantes ni un lastre en su vida. Sin embargo, con la muerte asumida no se entrega con brazos abiertos y, más existencialista y suspicaz que nunca, juega con su juventud aún latente y sonríe irónico, al fin y al cabo es Leonard Cohen.

En directo ya habíamos visto que no era quien solía ser pero… No hay peor ciego que el que no quiere ver. Las melodías a piano y los instrumentos de cuerda se combinan con coros que aportan un halo celestial, el espíritu auténtico. Las letras que llenan esta obra alcanzan una calidad inesperada, la lengua del cantautor canadiense se torna afilada y clarividente mientras que experimenta con sonidos europeos y orientales.

Así se despide, con su mejor obra en 20 años, sabio y desafiante.

Hasta su próxima vida Mr. Cohen, y gracias por sus palabras.

 

— Nicolás Carreira

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s